Y tu, ¿cuidas tu salud sexual?

El 14 de febrero, además del famoso día de “Los enamorados” o San Valentín, es el “Día Europeo de la Salud Sexual”.

Por tanto, celebrar este día y hablar de Salud Sexual, supone concienciar y sensibilizar a hombres y mujeres sobre la necesidad de informarse y mantener hábitos sexuales saludables, de los cuales que nos gustaría hablaros en esta publicación.

¿QUÉ ES LA SALUD SEXUAL?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la Salud Sexual como: “un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es meramente la ausencia de enfermedad, disfunción o debilidad. La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener placer y experiencias sexuales seguras, libres de coerción, discriminación y violencia. Para que la salud sexual se logre y se mantenga los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y cumplidos.”

Importancia de la Educación Sexual

Existen y surgen muchas dudas debido a información o creencias erróneas, y concepciones negativas sobre la sexualidad. Esto muchas veces acaba condicionando y limitando nuestra capacidad de tomar decisiones respecto a cómo vivirla y disfrutarla.

Por este motivo, la información y educación sexual desde la infancia y durante todo el desarrollo evolutivo de niños, adolescentes y jóvenes, hasta la adultez, es imprescindible para preparar a los individuos para una vida más sana, y de mejor calidad.

¿Qué influye en nuestra salud sexual?

En nuestra salud sexual además de la información y educación sexual que hayamos recibido, influirán múltiples factores. Muchos de ellos serán emocionales, que podrán afectarnos tanto positiva como negativamente.

Estado de ánimo, estrés, baja autoestima, inseguridad, falta de tiempo y auto-cuidado, preocupaciones, cansancio… Éstos y muchos otros, harán que nuestras relaciones sexuales puedan dejar de resultarnos placenteras, dejen de fluir espontáneamente y nuestra vida sexual comience a ser menos satisfactoria.

¿Cómo mejorar nuestra salud sexual?

A continuación, os dejamos algunos consejos que podéis poner en práctica para mejorar vuestra salud sexual. Es decir, qué podéis hacer para mejorar las relaciones y tener una vida y rutina sexual saludable.

COMUNICACIÓN

Es un pilar de la relación de pareja y también de nuestra actividad sexual. Es importante hablar y expresar cómo nos sentimos, qué nos gusta del otro y trabajar en conocer nuestros deseos como pareja, y limitaciones o preocupaciones de cada uno. Esto hará, por un lado, que nos sintamos validados y, por otro, que sepamos escuchar y recoger las necesidades de nuestra pareja. Comunicación es igual a INTIMIDAD también, algo que ayudará a vencer tabúes, superar miedos juntos, entendernos y querernos “mejor” y proporcionarnos confianza y seguridad en nuestra relación.

AUTOESTIMA

Es muy importante aceptarnos y valorarnos como somos. Conocernos, querernos y cuidarnos. Trabajar en nuestra autoestima nos ayudará a tener más seguridad y un mejor estado de ánimo y salud mental, que mejorará sin duda nuestra vida sexual.

TIEMPO

Buscar tiempo y dedicarlo a nosotros y nuestra relación de pareja y salud sexual, implicará ser activos, realizar actividades agradables y “auto-cuidarnos”. Una parte muy importante de nuestro día a día y vida en pareja implicará dedicar tiempo a nuestra intimidad y ponernos en acción para encontrar esos momentos en los que disfrutar de nuestra vida sexual.

DESCANSO, ALIMENTACIÓN Y EJERCICIO FÍSICO

Como hemos avanzado, el estrés, ansiedad y las preocupaciones son factores que frecuentemente nos llevan a perder el deseo sexual. Cuando tenemos esos sentimientos, tendemos a abandonar nuestras actividades agradables y dejar de “disfrutar” de lo que antes nos llenaba y gustaba. Por ello, es muy importante mantener hábitos de sueño saludables, una alimentación sana y mantener rutinas de ejercicio y activación saludables. Esto ayudará a mejorar nuestro día a día y salud, en todos nuestros ámbitos personales.

EL SEXO NO DEBE SER TABÚ

Una sexualidad sana es saludable y mejora la calidad de vida. Si la tratamos como un tema “tabú” y no trabajamos en ella como una parte más de nuestra salud general, estaremos contribuyendo y afectando negativamente a nuestro bienestar.

SEXO SEGURO

Apostemos por el “sexo seguro” siempre. Así nos cuidamos y protegemos de enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.

DISFRUTAR

Benefíciate de tus reaciones sexuales. ¡Es muy saludable! Fortalece el sistema inmunológico, disminuye el estrés, aumenta la actividad física, mejora el dolor, libera hormonas y aumenta nuestro estado emocional.

Invertir en salud sexual es invertir en calidad de vida. Es sinónimo de aumentar nuestro deseo, mejorar la salud mental y estado de ánimo. También construir y fortalecernos personal y emocionalmente, mejorar el autoestima, mayor disfrute de las relaciones y resto de actividades que realicemos.

En definitiva, ¡una forma maravillosa de estimular nuestra felicidad y bienestar! 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies