SÍNDROME DE ASPERGER: QUÉ ES Y CUÁLES SON SUS CARACTERÍSTICAS
Usted está aquí: Inicio \ Comunicación y lenguaje \ SÍNDROME DE ASPERGER

Ya hemos hablado en este blog sobre el Síndrome de Asperger con anterioridad, especialmente sobre el Autismo en femenino. Pero hoy, con motivo del Día Internacional del Síndrome de Asperger, nos vamos a centrar en proporcionaros una visión general sobre el Síndrome de Asperger, qué es, cuáles son sus características y cómo se plantea la intervención.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE ASPEGER?

 

Actualmente, el Síndrome de Asperger se enmarca dentro de los Trastornos de Espectro Autista (DSM-V) que, a su vez, se incluyen dentro de los trastornos del neurodesarrollo, es decir, afecciones de inicio en el periodo del desarrollo.
Los Trastornos de Espectro Autista se caracterizan por presentar déficits persistentes en la comunicación e interacción social en múltiples contextos. En éstos, se incluyen déficits en reciprocidad social,  comportamientos comunicativos no verbales usados para la interacción social y  habilidades para desarrollar, mantener y entender las relaciones. Además debe confluir la presencia de patrones de comportamiento, intereses o actividades de tipo restrictivo o repetitivo.

Características principales

Dentro de estas áreas de afectación nos podemos encontrar las siguientes características:

Área de comunicación social:

Suelen tener dificultad para iniciar interacciones sociales, además de respuestas atípicas o insatisfactorias a la apertura social de otras personas. En algunas ocasiones puede parecer que tienen poco interés en las interacciones sociales o, en cambio, sí se percibe un interés es las interacciones pero presenta dificultades en el acercamiento y/o mantenimiento de dichas interacciones y relaciones.

Área de comportamientos restringidos y repetitivos:

La inflexibilidad del comportamiento causa una interferencia significativa con el funcionamiento en uno o más contextos. Es decir, pueden presentar: dificultad para alternar actividades, problemas de organización y planificación que dificultan la autonomía, dificultad para hacer frente a los cambios, interés intenso y absorbente por uno o varios temas, etc.

Estas características son solo unas pinceladas de algunas de las dificultades que pueden surgir. No son las únicas y no en todas las personas con Síndrome de Asperger se dan de la misma forma e intensidad. Por ello, es imprescindible realizar una valoración exhaustiva y completa de todas las áreas de funcionamiento del niño/adulto.

¿DIAGNÓSTICO?

Como profesionales experimentados, conocemos la importancia de reconocer que cada individuo es único y que, por tanto, conformará un perfil único. Por ello, el proceso hasta llegar al diagnóstico correcto debe ser exhaustivo y contar con todos los factores que conforman el entorno del niño/adulto.
En muchas ocasiones, sobre todo en adultos, la demanda inicial llega a través de otros síntomas psiquiátricos. Éstos pueden ser ansiedad, depresión, fobias o trastorno obsesivo/compulsivo.
En primer lugar, es necesario realizar una recogida de datos completa del desarrollo del niño o adulto. Posteriormente, con toda la información obtenida, se iniciará una evaluación específica.

Los pasos generales serían:

  1. Entrevista inicial con la familia del niño/adulto.
  2. Establecimiento, por parte de los profesionales, de hipótesis diagnósticas.
  3. Evaluación completa:
    • Capacidad intelectual, atención, funciones ejecutivas, etc.
    • Habilidades sociales, procesos comunicativos, etc.
    • Entrevistas diagnósticas con la familia del nño/adulto.
  4. Diangóstico
  5. Plan de tratamiento

En Centro Allum contamos con profesionales especializados en Trastornos de Espectro Autista, con amplia experiencia en evaluación e intervención con chicos y chicas con Síndrome de Asperger.

INTERVENCIÓN

Son muchos los enfoques de intervención que cada profesional puede llevar a cabo. Desde Centro Allum creemos que lo más importante es implicar al entorno del niño/adulto,  así como formar e informar adecuadamente a estos, pues la ayuda más importante que podemos ofrecer a la persona con Síndrome de Asperger es entenderla y aceptarla.

A partir de esta premisa nos centraremos, de forma individualizada, en establecer que áreas son necesarias reforzar, pues como hemos explicado anteriormente, cada persona es única. Por este motivo, las áreas de intervención serán distintas dependiendo del niño/adulto y sus necesidades.

Generalmente, las necesidades más habituales son:

  • Entrenamiento en Habilidades sociales.
  • Intervención en gestión emocional.
  • Intervención en áreas de comunicación
  • Reeducación de conductas que generan una dificultad en el funcionamiento diario (problemas de conducta, conductas repetitivas…)

 

En breve se iniciará en el Centro Allum el Club Social, un programa grupal de habilidades sociales enfocado a adolescentes dentro del espectro o con problemas de comunicación.

Desde Allum animamos a formarse en este apasionante tema así como a luchar por la aceptación, el respeto y la integración de niños y adultos dentro del Espectro Autista.

 

 

 

PSICÓLOGA SANITARIA

Los comentarios están cerrados aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies