USO ADECUADO DE LAS RECOMPENSAS: ¿Nos sobrepasamos con los regalos, o tenemos la sensación de que no son lo suficiente?
Usted está aquí: Inicio \ Aprendizaje \ USO ADECUADO DE LAS RECOMPENSAS

Queridos Reyes Magos:

Este año mis hijos se han portado bien, aunque hemos tenido días tensos, como cualquier familia. Mi hijo pequeño ha aprobado todo con buenas notas, pero es un trasto y me cuesta que me haga caso. Sin embargo, mi hija mayor ha suspendido matemáticas e inglés, pero reconozco que se ha esforzado mucho aunque los resultados no han sido los esperados. ¿Qué regalos deberían recibir?

En estos días festivos, donde los regalos son muy importantes, los más jóvenes destapan la recompensa por todo el esfuerzo que hacen durante el año. Es evidente, los regalos realizan el papel de reforzador material. Pero a veces, es difícil saber si los regalos se ajustan a ese buen o mal comportamiento, si se excede o no se llega.

Los reforzadores positivos ayudan a mantener el comportamiento adecuado de los hijos/as y, en ocasiones, se usa como motivador hacia una acción particular.

El objetivo de este post es guiar sobre el uso adecuado de recompensas materiales, o tangibles, y sociales. Es normal que, ante fechas de festividad, nos sobrepasemos con los regalos o nos quedemos con la sensación de que no es suficiente.

TIPOS DE REFORZADORES

Se conocen diferentes tipos de reforzadores, cada uno adecuado a la situación que le antecede:

 Reforzadores naturales

Son el resultado directo de una conducta. Por ejemplo: cuando una niña se emplea en su rendimiento académico, estudia y atiende, se verá reflejado en sus calificaciones.

Reforzadores sociales 

Son aquellos que implican la aprobación de una conducta de manera verbal y con gestos. Por ejemplo: felicitar a tu hijo por lo bien que ha recogido la habitación, “¡Muy bien, lo has hecho genial!“, “¡Eres todo un campeón!”.

Reforzadores por puntos

La obtención de puntos cada vez que realice una conducta adecuada o deseada. Dichos puntos serán intercambiados por una recompensa tangible o social. Por ejemplo: debes conseguir 10 puntos por ayudar a poner la mesa para conseguir ir al parque de bolas.

Reforzadores tangibles

Refuerzos materiales que se traducen en juguetes o dinero. Estos reforzadores son muy motivadores para los niños pero son con los que más debemos llevar cuidado.

REFORZADORES EN FUNCIÓN DE LA ETAPA EVOLUTIVA

Edad PRESCOLAR

Siendo los niños muy pequeños, el refuerzo social es fundamental para ellos. La aprobación y aceptación de una conducta deseada, aprendida o no, ayuda a que dicha conducta se mantenga en un futuro y pueda repetirse. Los pequeños ven este tipo de refuerzo como una forma de encontrar el cariño de sus padres y lo repetirán para buscar el cariño y afecto que tanto les agrada.

Otra forma de hacérselo visible es a través de pegatinas. Estas pegatinas se dan cada vez que se hace una conducta deseada. Si la conducta no es la adecuada, es mejor no dar la pegatina, evitando así la pegatina de cara triste o enfadada. No debemos olvidar que el objetivo es que asocie la pegatina a algo positivo.

Edad ESCOLAR

A medida que van creciendo, podemos usar un sistema con puntos o economía de fichas. Con este sistema, puedan ver reflejados  sus logros, lo que les permite sentirse satisfechos de su esfuerzo. Saben que, al final de la semana, si consiguen las fichas previamente pactadas, tendrán su ansiado premio.

En este caso, recomiendo que se eviten premios monetarios. Es preferible que sean simbólicos, del tipo: su comida favorita, ir a merendar a un restaurante que le guste, ir al parque, salir en la bici, comprar un cromo de su personaje favorito, etc.

A partir de esta edad, es bueno que se vayan marcando objetivos a corto plazo, que puedan alcanzar con facilidad. Esto quiere decir que las recompensas no deben demorarse al fin de semana. Si pueden ser de forma inmediata, serán más efectivas.

Edad PREADOLESCENTE y ADOLESCENTE

Esta es la etapa más complicada, debido a los cambios hormonales y de estado de ánimo que manifiestan. Se llega a un punto en el que hay que “negociar” con ellos/as para obtener o mantener un objetivo, sobre todo, el académico.

Los refuerzos materiales tiene más peso, pero cuidado con lo que se regala. No por hacerse la cama toda la semana significa que tiene un videojuego nuevo.

En esta etapa, sobre todo en la preadolescente, se puede usar el intercambio de fichas, es decir, cada premio tiene un precio que pueden pagar con esa ficha. Por ejemplo, si quieren jugar media hora más al ordenador, deben usar la ficha por la que conseguir el premio (hacer la cama cada mañana).

¡Importante!, los objetivos y recompensas son puestos en conjunto.

 REGALOS ADECUADOS

En Navidad, los reglaos suelen ser de mayor valor monetario y de gran importancia para los jóvenes. Se suelen decantar por regalos tecnológicos, como tablets, móviles, portátiles o maquinas de videojuegos, dejando atrás juegos más simbólicos o que favorecen a su aprendizaje y desarrollo.

Muchas veces nos encontramos con no saber que regalar y es normal. A la hora de elegir los regalos, se debe tener en cuenta:

  1. Las recompensas deben estar ajustadas a los comportamientos adecuados y los objetivos logrados. No todos los días se va a portar bien, pero se debe valorar si ha rectificado y modificado alguna conducta no deseada.
  2. Los refuerzos deben ser proporcionados a la edad y el esfuerzo de los jóvenes. Os voy a contar un caso real: “Una joven de 13 años que le prometen que si aprueba todas las asignaturas en Navidad le traerán un móvil de última generación. Pasado el primer trimestre la joven trae las notas a casa, el resultado son seis suspensos. Esas Navidades tuvo el móvil deseado” ¿Crees que es proporcionado?
  3. Las notas son una pista para saber si se ha cumplido un objetivo claro. Debemos tener cuidado, pues valorar el resultado no es suficiente, hay que mirar también el esfuerzo empeñado que a veces no se corresponde con los resultados . Un joven que ha estudiado incansablemente matemáticas y su resultado es un cuatro ¿merece no tener regalo?
  4. Aunque la tecnología predomine podemos usarla como aliada. Una opción es buscar aquellos juegos que pueden resultar educativos para ellos. Tampoco hay que olvidar los regalos simbólicos, manipulativos, de desarrollo mental o cooperativos.
  5. En ningún caso deben quedarse sin regalo. Puede que no consiga el que él o ella quiere pero se debe explicar que aun puede conseguirlo. La motivación y el acompañamiento es fundamental.
  6. El refuerzo social es el refuerzo más poderoso.

Espero que estas pautas os ayuden  y os guíen a la hora de usar las recompensas estas navidades.

¡Hasta el próximo post!

 

1 comentario sobre "USO ADECUADO DE LAS RECOMPENSAS"

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies