EL DUELO EN LA INFANCIA Y SUS EMOCIONES: Apego: definición, tipos y factores predictores
Usted está aquí: Inicio \ Apego \ EL DUELO EN LA INFANCIA Y SUS EMOCIONES

Se acercan fechas señaladas como Halloween o el día de Todos los Santos, por lo que es una buena ocasión para hablar sobre un tema que en nuestra sociedad tiende a ser tabú: la muerte y sus emociones.
Educar sobre la muerte es tan importante como hacerlo sobre la vida, y por ello queremos daros algunas claves para ayudar a los niños a expresar y gestionar sus emociones en situaciones de pérdida. Cada duelo es único e incomparable, pues cada persona lo vive de manera distinta. Asimismo, en el caso de los niños, el proceso de duelo estará muy influenciado por su edad y su capacidad de comprender lo que está ocurriendo. No obstante, se pueden destacar reacciones emocionales comunes, como la tristeza y la apatía o el miedo y la vulnerabilidad.

 

LAS EMOCIONES DE LOS NIÑOS EN DUELO

Todas las situaciones de pérdida generan una emoción común: la tristeza. Es una reacción normal y natural que necesita ser expresada. En el caso de los niños, también necesita ser atendida y guiada por los adultos. No obstante, muchos caen el error de ocultar sus propios sentimientos, no hablar del tema o apartar a los niños de la situación de pérdida, para protegerles o evitarles sufrimiento. Pero así no conseguimos ayudarles, sino más bien lo contrario.
Otra de las emociones que aparece con frecuencia es el miedo. Miedo a morir o a sufrir otra pérdida, e incluso a la oscuridad. Los niños preescolares tienden a pensar que la muerte se contagia y pueden creer que pronto les tocará a ellos o a otros familiares cercanos. En los niños mayores también suele aparecer, pero es frecuente que intenten ocultar sus sentimientos. Esto lo hacen especialmente ante sus amigos porque no quieren que los vean diferentes. No podemos evitar que los niños sientan estas emociones, pero podemos compartirlas con ellos y ayudarles a canalizarlas de forma saludable.

¿CÓMO AYUDAR A LOS NIÑOS A COMBATIR LA TRISTEZA Y EL MIEDO?

Proporcionar compañía y atención familiar

En situaciones de pérdida los niños pueden sentir sentimientos de “abandono”. Por ello, es fundamental que en esos momentos estén acompañados por sus familiares más cercanos. Para que puedan superar sus estados de tristeza y confusión, debemos:

  • Ofrecer apoyo, protección, amor y comprensión.
  • Mantenernos física y emocionalmente presentes y cerca de ellos, con demostraciones afectivas y tiempo para jugar.
  • Buscar momentos para estar separados, como dejarle solo en su habitación o que salga con los amigos. Para tranquilizarle le diremos que si nos necesita estaremos disponibles para él.
  • Restablecer su rutina cotidiana y potenciar las interacciones positivas en la familia, como dedicar tiempo para conversar u organizar salidas familiares. Así ayudaremos al niño a adquirir seguridad y estabilidad.

Explicar que no tiene nada que temer

Para reducir su miedo debemos transmitirle que aunque algún ser importante para él haya fallecido, no significa que vaya a quedarse solo y que siempre habrá alguien que cuide de él, explicándole también que la mayoría de gente vive muchos años.

No ocultar la propia tristeza

La tristeza es una emoción al igual que otras. Debemos explicar al niño que a pesar de ser una emoción desagradable, no es mala, y es normal sentirse así. Todos padecemos este sentimiento alguna vez cuando perdemos algo, fallece alguien, o nos sentimos solos o rechazados.
Es imprescindible explicar por qué nos sentimos tristes y expresar nuestros sentimientos delante de los niños. Así les damos ejemplos de experiencias y les resultará más fácil encontrar su propio camino de expresión cuando sean ellos los que se sientan así.
Sin embargo, es importante que los adultos no se desborden y muestren un dolor excesivo delante de ellos. En estos casos los niños podrían desarrollar conductas poco saludables como:

  • Intentar proteger a los padres
  • Adoptar actitudes propias de edades más avanzadas
  • Sentirse culpables o responsables del malestar del adulto.

Favorecer la identificación y expresión de sentimientos

Es fundamental que los adultos propicien un entorno de comunicación y ayuden a los niños a entender lo que sienten, para que puedan aprender a reconocer sus emociones y sepan expresarlas con palabras.
Cuando los niños están dolidos, asustados o irritados necesitan que alguien les atienda y se les de la oportunidad de hablar más a fondo de cómo se sienten. Esto les ayudará a sentirse mejor, menos confundidos y se verán más capaces de hacer frente a esos sentimientos.
Para ello, debemos escucharles con gran atención y reconocer su emoción con palabras como “¡vaya!” o “¡ya veo!”. Se debe evitar hacer preguntas directas, permitiendo así que el niño se comunique sin presión.
Igualmente, debemos ayudarle a poner nombre a las emociones, ya que muchas veces ellos mismos se sienten confundidos. Cuando escuchan las palabras que definen lo que está experimentando, como por ejemplo, “debes sentirte muy dolido…”, “perder a un ser querido nos produce mucha tristeza”, “pareces muy asustado”, el niño recibe un gran alivio. Una herramienta potente para favorecer la identificación de emociones son los cuentos.

Os dejamos algunos que os pueden ser de gran utilidad:

Asimismo, debemos evitar utilizar expresiones que niegan la emoción, como “no llores”, “no estés triste” o “tienes que ser fuerte”. Éstas impiden la expresión emocional y no permiten que el niño se desahogue, pudiendo incluso llegar a aumentar su aflicción.

Utilizar recursos creativos e imaginativos

Para educar sobre la muerte y ayudarles a comprender las experiencias y sentimientos que están viviendo es muy recomendable utilizar cuentos, películas, juguetes, fotos, historias, etc. Bambi, el Rey León, Coco o Big Hero, son ejemplos de dibujos animados que abordan esta temática.

Respetar la manera de elaborar la pérdida de cada uno

Finalmente, hemos de tener en cuenta que cuando el niño quiera expresarse y compartir sus sentimientos, debemos escucharle y mostrar comprensión, pero también hemos de respetar los momentos en los que desee evitar el tema o no hablar sobre ello.

 

Sobre el autor

Los comentarios están cerrados aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies